Escrito por Tendenzias

¿Te harías un piercing… en la uña?

Tiene sus ventajas. No terminarás con una posible infección, ni tendrás que esperar a que se cierre el agujero cuando ya no quieras tenerlo. Además, no es tan difícil de hacer como nos imaginamos, pues sólo hace falta un ‘drill’ que situaremos en la parte inferior de la uña y, al girar, aparecerá por la superior. El círculo diminuto que tendremos en la uña (que, por supuesto, deberá ser larga al igual que el resto de las uñas) servirá para meter un aro del que colgará una estrella, un corazón, una flor…

La ventaja que más atención llama es la falta de dolor. Es más sencillo hacerlo sobre uñas artificiales, pues las uñas naturales tienden a ser más débiles, pero es importante acudir a un profesional para que el resultado sea mejor. Para que el piercing dure más, es preferible ponerlo en las uñas que menos utilizaremos: el anular y el meñique.

IMAGEN: http://coolnailsart.com

Realmente, si vemos este tipo de fotografías, podemos concluir que los piercings en la uña pueden llegar a complementar una auténtica obra de arte. En el caso de que el piercing sea colgante, podemos jugar con el color de la figura de la que colgará el aro, intentando que sea combinable o del mismo color que el esmalte de uñas que utilicemos para esa ocasión.

IMAGEN: canalred.info

¿O qué tal algo así?

MaquillajeRossa

Newsletter
Lo más interesante
Top 6
artículos
Síguenos