Polvos bronceadores, el producto multiusos

Hoy os presentamos un tutorial sobre los diferentes usos de los polvos bronceadores, y cuál era la forma de aplicarlos. Al igual que sucede con el maquillaje, los polvos bronceadores nos ofrecen un sinfín de usos que nos permiten sacar el mayor provecho tanto a nosotras como a los mismos, por ello hoy os presentamos […]
MaquillajeRossa

Hoy os presentamos un tutorial sobre los diferentes usos de los polvos bronceadores, y cuál era la forma de aplicarlos.

Al igual que sucede con el maquillaje, los polvos bronceadores nos ofrecen un sinfín de usos que nos permiten sacar el mayor provecho tanto a nosotras como a los mismos, por ello hoy os presentamos alguna de los usos que nosotras le damos. Antes de continuar, os aseguro que los polvos bronceadores son un básico en nuestro neceser, pues, como vamos a ver ahora, se les puede dar un montón de usos.

Las aplicaciones de las que yo voy a hablar son las siguientes: dar aspecto más bronceado, contornear y definir el rostro, sustituir a los polvos compactos para las pieles bronceadas y como sombras de ojos.

Yo tengo en mi neceser estos polvos bronceadores, de los que os voy a hablar brevemente:

De izquierda a derecha tenemos:

-El «Snow Bunny» de la paleta Enchanted Glamourland de Too Faced, del que ya os hablé en este post.

-El número 02 de la marca Basic (supermercados Schlecker), de tono más oscuro al de mi piel. Vale sobre 3 o 4 € y huelen a coco.

-El número 717 «Bronze Gold» de la marca NYC, algo más oscuro que mi piel.

-El Glam Bronze de Loreal para pieles claras, se me adapta perfectamente cuando estoy mas paliducha (este es de mi madre, es demasiado caro para ser parte de mi colección!).

Para aplicarlos correctamente necesitaremos una brocha para colorete y otra para polvos que podamos usar por toda la cara. Yo uso estas dos, de Deliplús. La de pelo blanca ya no podeis encontrarla, pero la otra sí (creo que no llegaba a los 5€) y va genial para el colorete.

Empezaremos con su función principal, dar un aspecto más bronceado en cualquier época del año. Una de las celebrities más adictas a su efecto tan favorecedor es Jennifer Aniston, como vemos en esta fotografía.

¿Qué hay que hacer para conseguir ese aspecto tan saludable sin pasarnos horas en la cabina de los UVA?

Primero nos maquillaremos con nuestra base normal. Es muy importante que la base de maquillaje se adapte a nuestro tono de piel, porque no por usarla más oscura pareceremos más morenas, sino que más bien puede parecer que hemos metido la cara en el bote de cola-cao, que tampoco es plan.

Lo ideal es usar una base de nuestro tono exacto, y a continuación elegir unos polvos bronceadores que se adapten bien a nuestro tono de piel. Han de ser un pelín más oscuros, pero no demasiado. Para mí los ideales son los de L’Oreal para pieles claras, pero lo uso porque lo compró mi madre, porque como me lo tuviera que comprar yo con mis ingresos… De todas formas, hay opciones mucho más económicas e igual de buenas en marcas como Essence, NYC o Basic.

Pasaremos la brocha del colorete por los dos colores, para asegurarnos de que cogemos  una cantidad parecida de ambos, y que no quede ni muy claro ni muy oscuro. Lo bueno que tienen estos polvos bicolor es que podemos pasarlos más por el claro o por el oscuro para adaptarlo mejor a nuestro tono.

Ahora lo aplicaremos en las manzanitas. Para las que no lo sepan, las manzanitas son la parte del moflete que se «hincha» cuando sonreímos.En la foto de Jennifer Aniston vemos perfectamente cómo se lo ha aplicado por ésta zona.

Ahora nos daremos un toquecito en la punta de la nariz, la barbilla y en la frente. En la siguiente foto todavía no lo había difuminado para que pudierais ver bien por dónde va. ¡Parezco un payasete!

Yo me lo he dejado tan marcado aposta, pero es muy fácil que nos pase sin querer. Para solucionarlo, cogeremos nuestra brocha de polvos y difuminaremos bien los posibles cortes. Si veis que el color se os ha quedado demasiado oscuro, podéis usar la brocha de polvos con polvos compactos o sueltos de vuestro color natural, y así conseguiréis rebajar el tono. Este truquito también vale para los coloretes.

Y una vez difuminado todo éste es el aspecto final, con y sin flash respectivamente. Debería haberme hecho una foto antes de maquillarme para que apreciarais mejor la diferencia, pero aun así se nota un aspecto más moreno y saludable, que creo que favorece a cualquier tipo de piel o de rostro.

Ahora vamos a ver cómo definir y contornear el rostro de dos formas distintas con los polvos bronceadores. La primera forma es usando unos polvos bicolor y la segunda con polvos de un solo tono, más oscuro que el de nuestra piel.

Para la primera de ellas usaremos los mismos polvos que antes (los de L’Oreal), aunque cualquier tipo de polvos bicolor sirven. Aquí lo que vamos a hacer es iluminar y marcar en un solo gesto. ¡Ya veréis qué sencillito!

Usamos la brochita que viene de regalo con los propios polvos, que me parece muy útil para este uso, aunque para otra cosa la verdad es que no vale. La pasaremos por encima de los polvos sin mezclarlos, que se vea perfectamente el corte entre claro y oscuro. ¿Lo véis en la foto? En la brocha diferenciamos claramente ambos tonos.

Ahora solo tenemos que pasarnos la brocha siguiendo la forma del pómulo, con el color claro arriba y el oscuro por abajo. Como véis, aquí también lo he dejado muy marcado para que podáis verlo bien.

Difuminaremos con la brocha del maquillaje y así es como queda al final. Como véis en un solo gesto le hemos dado volumen al rostro, sin que quede cargado.

Para contornear el rostro con un polvo bronceador oscuro, necesitaremos la brocha del colorete otra vez. La pasaremos por el bronceador sin coger demasiada cantidad. Para ésto usé el de la marca Basic, que huele a coco y me encanta!

Yo cogí mucho para que en la foto pudiérais verlo bien. Lo aplicaremos a toquecitos siguiendo la forma del pómulo hacia la sien, haciendo una especie de C. En la segunda foto lo veréis claramente.

Y por último, difuminaremos con la brocha de polvos normales. Las siguientes fotos son antes y después de difuminar, ¿notáis la diferencia?

Bronceador como sombra de ojos:

Éste es uno de los usos más sencillos, que nos pueden sacar de un apuro rápidamente.

Para ésto necesitamos un bronceador bicolor o multicolor. Los multicolores son los ideales, ahora que lo pienso, debería haber hecho las fotos de este uso con el Snow Bunny de Too Faced, pero con éste de L’Oreal lo vais a ver más claro.

Los pasos son sencillos, cogeremos el tono más oscuro para el párpado móvil y el claro para iluminar bajo la ceja. Y ya, ¡no hay más! Ideal para un retoque de última hora o para un día en que llevemos mucha prisa (el delineado lo llevaba de antes).

Y el último uso, el de sustituir a los polvos compactos o sueltos en todo el rostro, lo dejamos para el verano o para cuando estemos verdaderamente bronceadas.

Yo en verano siempre lo hago, porque me encanta el toque dorado que da al rostro, y ayuda a evitar que se nos quede la cara como enmascarada. Me explico, en verano, mi maquillaje consiste en una hidratante con color y polvos bronceadores por toda la cara. Se nos ve un rostro muy ligero y con un color precioso, mientras que si uso una base muy cubriente me veo muy fea… Quiero decir, que ya que es verano y tengo la piel morenita, lo lógico es dejar que se vea, ¿no? Y los polvos me ayudan a evitar los brillos, ¡que ya sabéis que en verano son una cruz!

La foto es de verano del 2009, ¡probablemente el año que más morena me he puesto! Llevo por toda la cara los polvos de NYC que os mostré al principio (los bicolor), mezclados. Perdón por la calidad de la foto, ¡pero no tenía nada mejor!

Bueno, espero que os haya servido este «curso intensivo» sobre cómo usar los polvos bronceadores, y ya sabéis, ¡que a cualquier duda o sugerencia ando por aquí!

Lee también:

Qué es el tantouring y cómo aplicarlo este verano

También te puede interesar

8 Comentarios en “Polvos bronceadores, el producto multiusos”

  1. Irene Díaz dice:

    http://www.maquillajerossa.com

    1. Irene Díaz dice:

      http://www.maquillajerossa.com