-    Escrito por mlynd

Tu tono de corrector más adecuado

¿Quién no se ha muerto de envidia, al ver en revistas o en la televisión famosas y modelos con él rostro tan fresco y sin imperfecciones?, ¿cuántas veces no hemos preguntado cómo harían para tener esa piel?. Muchas veces puede que sea gracias a un simple programa informático, el cual hace maravillas. Pero muchas otras, y este es un truco que os voy a dar, el corrector es la magia de dicho efecto.

El secreto que tiene muchas famosas y modelos para tener una piel fresca y sin imperfecciones, está en la base del corrector. Así conseguiremos una piel extra natural, sin la utilización de maquillaje.

Pero como siempre al principio nos costará un poco cogérle el truco al corrector. Aunque siguiendo estos puntos que os voy a dejar, será todo mucho más sencillo, y podréis disfrutar de ese efecto luminoso y perfecto en vuestro rostro.

Si deseamos una buena elección del corrector, debemos tomar en cuenta los siguientes puntos o trucos:

1. Si deseamos disimular las ojeras oscuras o azuladas, el corrector debe tener un matiz de fondo amarillo y que sea uno o dos tonos más bajos que el color de tu piel.

2. Si tienes una piel llena de granitos ya no será ningún problema, ya que si quieres disimularlos, sólo tienes que igualar el tono de tu cutis. O en todo caso que no se vean los capilares rotos, o poros dilatados. Para ello deberás usar un tono de corrector que no sea rosado, porque si utilizas un tono rosáceo sólo conseguirás que se acentúe aún más la rojez en tu rostro. Se debe utilizar un corrector con un tono que se asemeje bastante al color de tu piel. Para saber si estamos usando correctamente un corrector de un color igual al de nuestro rostro, podemos probar el color del corrector en el interior del antebrazo. Si obtenemos un tono unificante, hemos conseguido el corrector ideal.

3. La aplicación del corrector para ocultar las ojeras oscuras de forma pareja, tiene su truco de maquillaje. El cual consiste en dar golpecitos suaves en ese área con el dedo índice y a posterior hacer una ligera presión, mientras vamos extendiéndolo hacia afuera, con cuidado de no estirar mucho la piel. Ya que podríamos avanzar alguna arruga más que otra, y la verdad que no pretendemos eso.

Para disimular las bolsas bajo los ojos, el corrector se aplica en las sombras, y no en el área del ojo. Ya que si hacemos esto, en vez de simular las bolsas, resaltaremos aún más el problema que queremos remitir.

4. Si cuando aplicamos el corrector, se nos forman arrugas alrededor de los ojos o se nos ve la piel seca o agrietada, no debemos asustarnos, ya que simplemente antes de usar el corrector, nos pondremos un poco de crema hidratante en la zona. Pero debemos estar seguras de que no hemos utilizado mucha cantidad, para así crear el efecto de una piel suave-tonificada, y no el del caso contrario, una piel grasienta y brillante.

5. Debemos comprar siempre un corrector un tono más bajo de nuestro color de piel, y aplicar un poco de crema hidratante antes de utilizar el corrector, y antes de usar la base de maquillaje.

Os voy a comentar un truco que nos puede salvar en cualquier momento. Si estamos en la calle o simplemente se nos ha acabado el corrector y no podemos ir a ninguna tienda comprar uno nuevo. Un socorrido truco es el de utilizar una brocha impregnada del maquillaje de fondo habitual que usamos, para tapar cualquier mancha de piel o alguna que otra ojeras de la fiesta de la noche anterior.

Los tonos más habitualmente usados para este truco son tonos más vivos y ligeros, como puede ser el beige cremoso, el perla irisado, el lila claro o el burdeos trasparente.

Y como no, el uso del corrector también es nefasto si se abusa demasiado, es mejor usarlo en determinados puntos del rostro como son: ojeras, barbilla, o la zona T. No debemos nunca excedernos ni de correctores, maquillajes, etc… Ya que la naturalidad y la frescura, es lo que irradia belleza.