-    Escrito por rocio

Maquillaje para hombres, paso a paso

¡¡Lo he encontrado!! ¡Un hombre que se ha dejado maquillar! Pues sí, chicas, existe aunque parezca extraño. Vamos a trabajar un aspecto muy natural, un paso a paso muy sencillo, nada de extravagancias. Os mostramos a continuación como hacer el maquillaje para hombres, paso a paso.

maquillaje-para-hombres-paso-a-paso

Maquillaje para hombres, paso a paso

Por si algún día vuestro chico os deja que practiquéis con él o hay algún hombre que nos lea y se decida a darse unos toques de maquillaje, aquí os muestro lo que tenéis que usar. ¡Es muy sencillo y no cuesta mucho!

Se necesita:

  • Corrector de ojeras.
  • Cepillo para peinar las cejas.
  • Máscara de pestañas transparente.
  • Hidratante con color.
  • Polvos compactos para fijar el corrector.
  • Reparador labial

Cómo maquillar a un hombre: 

Paso 1-Corrector

En primer lugar procedemos a maquillar la zona de las ojeras con el corrector. Se puede hacer, bien aplicando el producto con los dedos o con un pincelito para correctores. Se pone un poco en la zona y se difumina con el dedo hasta que desaparezcan los bordes del producto.

Hay que poner poquita cantidad y hago hincapié en que hay que difuminar muy bien. Este es el resultado.

Paso 2- Hidratante de color

En la yema de un dedo, ponemos un poco de hidratante con color y ponemos el producto en el rostro, un poco en la frente, en las mejillas y en la nariz.

Se extiende bien con las manos, igual que si fuera cualquier crema normal, pero cuidando que llegue a todos los lugares.

Para matizar y fijar el corrector, con una brocha pequeña, ponemos una capa finita de polvos compactos en la zona.

Paso 3- Cejas y ojos

Se peinan las cejas en el sentido del crecimiento del vello, y si son muy rebeldes, se pueden fijar aplicando máscara de pestañas transparente.

Una capa de rímmel transparente en las pestañas.

Paso 4- Labios

Y para acabar se pone una capa de reparador labial para proteger los labios y mantenerlos hidratados.

Resultado final

Aquí véis el resultado final. Un acabado muy muy discreto que nadie apreciará a simple vista. Lo único que se puede observar es el buen aspecto de la piel.

Decidí a última hora probar poniendo una capa de polvos bronceadores en las mejillas, la nariz y el centro de la frente para ver qué tal quedaba el resultado. A mí personalmente me gustó porque con muy poco polvo, se consigue mejorar aún más el aspecto saludable del rostro.

¿Qué tal ahora el resultado? Muy natural, ¿verdad?